Mayores plusvalias en espana con criptomoneda

La criptodivisa es vista por muchos como el futuro en el que los bancos dejarán de tener control sobre el flujo de capitales. Aunque en Europa había relativamente pocas regulaciones y el mercado de las criptomonedas seguía beneficiándose de esta situación. En vista de ello, varios países han formado una coalición para regular el negocio de las criptomonedas.

Así, España, junto con Francia, Malta, Italia, Portugal, Grecia y Chipre, creó Mediterranean Seven. Su objetivo es centralizar los esfuerzos en materia de criptodivisas y aportar una estrategia sólida. Cada transacción realizada en el mercado de las criptomonedas se grava como un intercambio de activos intangibles.

Esto significa que si, por ejemplo, usted compra Ethereum ETH directamente con Bitcoins BTC sin convertirlos en euros, tendrá que declarar las pérdidas o ganancias de capital resultantes de esta transacción. Lo mismo ocurre si decides convertir tus criptodivisas en euros u otra moneda. Estos movimientos se incluirán en tu declaración de la renta en el apartado «Otras ganancias patrimoniales a integrar en la base imponible del ahorro».

Según PwC, el aumento de las consultas relacionadas con las criptomonedas ha sido «exponencial», lo que da a entender que la inversión en criptomonedas está en alza en España. María Sanchiz, socia de la firma, dijo que asesoran a clientes con plusvalías superiores a 118.000 dólares. Sanchiz añadió que entre los clientes de la firma hay muchos que «invirtieron hace mucho tiempo y han acumulado ganancias muy importantes», así como muchos que han recurrido a «las criptodivisas como una forma alternativa de diversificar sus carteras.»

Concluyó: Al regular la publicidad de las criptodivisas, las autoridades gubernamentales pretenden proteger a los inversores españoles de los riesgos asociados al comercio de criptodivisas. Según las autoridades españolas, las criptodivisas son intrínsecamente arriesgadas porque los inversores «no tienen la protección que ofrecen los sistemas de pago tradicionales frente a un impago de la contraparte». Dado que los inversores no cuentan con las salvaguardas tradicionales, España aprobó una normativa sobre publicidad de criptodivisas para mitigar los riesgos inherentes a la moneda virtual.

En España, los beneficios de las transacciones de criptodivisas están sujetos al impuesto sobre la renta de las personas físicas, al impuesto de sociedades y al impuesto sobre la renta de no residentes. A efectos fiscales, el Consejo de Contabilidad español clasifica las criptomonedas como activos intangibles o acciones comerciales, dependiendo de su uso. Además, el gobierno español declaró que todas las operaciones con criptodivisas son transacciones de trueque a efectos del impuesto sobre la renta.

En consecuencia, las operaciones con criptomonedas dan lugar a una ganancia o una pérdida de capital a efectos del impuesto sobre la renta. La resolución fiscal vinculante de España V0808-18 del 22 de marzo confirmó que «la utilización de monedas virtuales al margen del desarrollo de una actividad económica puede dar lugar a ganancias o pérdidas patrimoniales en el momento en que se produce la operación.» En concreto, las ganancias o pérdidas patrimoniales se determinan calculando la diferencia entre el valor al que se adquirieron las criptodivisas y el valor al que se venden.

En consecuencia, el cumplimiento de la normativa fiscal puede resultar complicado y gravoso tanto para las autoridades fiscales como para los contribuyentes. En consecuencia, es crucial que los residentes españoles registren diligentemente el precio al que compraron y vendieron sus criptodivisas.