Recetas de coles de bruselas

Con qué acompañar las coles de Bruselas salteadas

He estado engañando. Con las coles de Bruselas. Después de más de una década de cocinar esta verdura estelar, aunque mal alineada, en lo que yo *pensaba* que era la única manera de hacer que tuviera un sabor delicioso, me he enganchado a un método de preparación totalmente nuevo y más rápido: Coles de Bruselas salteadas.

Carbonizadas y crujientes por fuera, ligeramente caramelizadas y carnosas por dentro, y listas para servir más rápido de lo que se puede decir «¡hustle!», estas coles de Bruselas salteadas se han convertido en mi nuevo plato de acompañamiento rápido y fácil. Cuando se cocinan adecuadamente, las coles de Bruselas tienen un sabor fantástico, incluso adictivo. Mientras que las coles de Bruselas pueden ser amargas crudas, cocinarlas a una temperatura alta asegura que tengan un sabor rico y caramelizado, y una textura tierna y satisfactoria, pero no blanda.

Una col de Bruselas bien cocinada desplazará rápidamente cualquier trauma de la infancia que las tristes y blandas coles de Bruselas hervidas le hayan infligido en el pasado.

Cómo cocinar las coles de Bruselas

Hasta ahora, las clásicas coles de Bruselas asadas y su derivado elevado, las coles de Bruselas asadas con ajo, han sido las guarniciones más importantes de nuestra rutina de cenas.. Preparo una sartén y las meto en el horno varias noches a la semana. Es difícil mejorar unas simples coles de Bruselas asadas, pero un chorrito de vinagre balsámico y un toque de miel dan vida a los sabores.

Las crujientes coles de Bruselas asadas no necesitan ningún adorno; están deliciosas tal cual. Pero me gusta añadir un chorrito de vinagre balsámico y un toque de miel antes de servirlas para equilibrar el amargor de las coles y dar vida a los sabores. Haz más, ¡es difícil dejar de comerlas!

A la hora de seleccionar las coles de Bruselas, busque cabezas firmes y de color verde brillante con hojas muy juntas. Si puedes elegir entre coles de Bruselas grandes o pequeñas, elige las más grandes. Aunque las coles de Bruselas más pequeñas son un poco más dulces y tiernas, se cocinan demasiado rápido y no se doran tan bien.

Cómo hacer coles de Bruselas asadas con vinagre balsámico y miel

Esta receta de coles de Bruselas asadas crujientes es mi guarnición saludable favorita.. Un delicioso aderezo de limón y parmesano le da un toque brillante, picante y adictivo. ¿Qué opinas de las coles de Bruselas?

¿Las amas o las odias? En los últimos años, siento que se han vuelto más y más populares, ¡y no podría estar más feliz por ello! Las coles de Bruselas son unas de mis verduras favoritas del otoño: son frescas y sanas, pero también sustanciosas, y combinan bien con todo tipo de condimentos.

Pero, en mi opinión, la clave para amar las coles de Bruselas es prepararlas de la manera correcta. Nadie pide más coles hervidas o al vapor: suelen ser amargas y tienen una textura blanda poco atractiva. Así que si todavía no te convencen, prueba esta receta de coles de Bruselas asadas.

Salen del horno con el centro dorado y las hojas exteriores crujientes. A mí me encantan directamente de la sartén, pero cuando se aderezan con este sencillo condimento de limón, tomillo y parmesano, ni siquiera los más escépticos de las coles de Bruselas pueden resistirse a ellas.

Cómo cocinar las coles de Bruselas

Receta de coles de Bruselas asadas – Las coles de Bruselas se cortan por la mitad y se mezclan con una sabrosa mezcla de parmesano, hierbas, sal y pimienta, y luego se asan en una sola sartén.. Esta receta de coles de Bruselas es perfecta para tus cenas navideñas y súper saludable para tus comidas diarias. Incluso puedes hacer una tanda extra porque estas coles de Bruselas asadas son simplemente adictivas.

¡Que las disfrutes! Crédito de la foto: © Crédito de la foto: © 1. Para preparar las coles de Bruselas asadas Precalienta tu horno a 400ºF 200ºC. Recorta la parte inferior de las coles de Bruselas y corta cada col de Bruselas por la mitad, de arriba a abajo.

Prepara una bandeja de horno grande que puedes forrar con papel pergamino si quieres. Doradas y crujientes por fuera, tiernas por dentro, y listas para servir en menos de 30 minutos – ¡Las mejores coles de Bruselas de tu vida! Este fácil plato de acompañamiento es la receta de verduras favorita de mi familia.

Cómo cocinar las coles de Bruselas

JAMÁS.. Y apuesto a que una vez que la pruebes, ¡también será la favorita en tu casa! ¿Quién sabía que las coles de Bruselas podrían ser tan emocionantes?

Quiero decir, realmente – ¡Coles de Bruselas! Para mí, siempre han tenido una mala reputación. Algo que me servían al vapor, o hervidas hasta la saciedad.

Pero todo eso ha cambiado con estas crujientes coles de Bruselas – los escépticos de las coles se apartan porque son increíbles. Al igual que muchas verduras crucíferas miembros comestibles de la familia de la col, las coles de Bruselas son muy bajas en calorías, altas en fibra, y ayudan a alcanzar su valor diario de muchas vitaminas y minerales. Son ricas en vitamina K y tienen un alto contenido en vitamina C. También contienen pequeñas cantidades de vitamina B6, potasio, hierro, tiamina, magnesio y fósforo.

Es realmente un misterio por qué estas verduras infravaloradas han tenido alguna vez mala reputación: Se pueden rallar, asar, freír o incluso asar a la parrilla.

¿Cómo preparar las coles de Bruselas para asarlas?

Y a continuación, encontrará las mejores recetas de coles de Bruselas para cada tipo de preparaciónEn estas recetas, podrás probarlas crudas en una ensalada de otoño o crujirlas en la freidora para el